sábado, 18 de febrero de 2012

LOS CEREZOS EN DICIEMBRE

“Lo que te define como hombre es lo que haces cuando llega la tormenta”Alejandro Dumas

Somos nosotros los que creamos nuestra realidad, con cada elección que hacemos


¿Sabes en que consiste el proceso de la destilación? Consiste en separar, mediante el 
calor, los componentes más volátiles de otros que lo son en menor medida. De esta 
forma, lo que queda, es la esencia concentrada del líquido. Este relato que has leído 
intenta hacer lo mismo: separar las palabras vacías de los conceptos importantes que te 
pueden resultar de utilidad para afrontar, día a día, los problemas con que suele 
sorprendernos la vida.
Todos, absolutamente todos, tenemos problemas. Es inherente al hecho de vivir. ¿Sabes 
dónde radica la diferencia? La diferencia radica en la forma en que las personas 
afrontan esos problemas. Tu conocerás muchas de ellas: están las que se esconden, las 
que miran para otro lado, las que piden consejo, las que afrontan la situación sin más… 
hay casi tantas maneras como personas bajo el cielo. Pero una de las cosas más 
importantes que podemos aprender en la vida es que todo depende de la perspectiva con 
que se observa una situación. La próxima vez que te enfrentes a un problema, imagínate 
elevándote sobre él. Como si flotaras en el aire, contemplando desde las alturas tu 
propia persona frente a la dificultad. Si fueras un observador externo… ¿qué consejo te 
darías? ¿Verdad que las cosas, cuando se miran desde la distancia, cobran una 
perspectiva más enriquecedora? Nos permite recobrar la calma, la templanza, y la 
responsabilidad. Recuerda que la palabra responsabilidad significa “habilidad para 
responder”. Esta habilidad se aprende, y eso es de agradecer.
                                                                                                               Ariel Andres Almada

Loa cerezos en diciembre
 Cuando sales a la calle por la mañana y está lloviendo no dices “me llueve”, ¿a que no? 
Dices “está lloviendo”. El hecho de que tú estés debajo de esas nubes es circunstancial. 
No te lo tomas como algo personal. Sencillamente abres el paraguas y sigues 
caminando. Sin embargo… ¿te has puesto a pensar cuántas veces utilizamos 
expresiones como:

“él me miente”,  “ella me ha engañado, “él me ha traicionado",“mi jefe no me valora”

De alguna manera, al expresarnos así, estamos tomando como algo personal una 
circunstancia que no depende de nosotros. Permíteme que te dé otro punto de vista para 
enfrentarte a la misma situación: en lugar de pensar “él me miente”, piensa: “él miente”. 
Punto. Que circunstancialmente estés tú delante no significa nada. El mentiroso es él. 
Cuando esta noche vuelvas a tu casa y apoyes la cabeza sobre la almohada, ¿quien 
tendrá el problema: tú o él? Exacto, lo tendrá él. Él seguirá siendo mentiroso, estés tú 
enfrente o esté otra persona. Y tú estarás en calma, porque habrás logrado 
despersonalizar la situación. Cuentan que Buda decía: “Una persona llama a la puerta 
de tu casa y te ofrece una caja. Si tú la rechazas, ¿qué tiene que hacer esa persona? Pues 
no le queda mas remedio que marcharse nuevamente con su caja a cuestas”. La caja la 
sigue portando él. Tú te mantienes intacto. Con un insulto es exactamente lo mismo. 
Una vez más: esto es fácil de decir y difícil de hacer. Cuando nos sentimos traicionados, 
nuestra primera reacción (observa que utilizo la palabra “reacción” y no “acción”) es 
tomárnoslo como algo personal y obrar en consecuencia. Pero eso sólo nos causará 
infelicidad, porque nosotros no podemos gobernar los actos de las otras personas ni sus 
actitudes. Están, casi siempre, fuera de nuestro círculo de influencia. Por lo tanto, si 
nuestra felicidad depende de algo que no podemos controlar, entonces estamos a 
merced de otros. ¿Realmente queremos vivir así? Procura distinguir lo que depende de 
ti y lo que depende de otros, y centrarte en lo que sí puedes cambiar (tus propias 
acciones). 

Por más urgente y crítica que sea la situación que te rodea, recuerda que puedes 
“retirarte” a tu interior y reencontrarte con tu esencia. Es en tu núcleo donde residen tus 
valores, tus principios, y de ellos puedes valerte para encontrar la guía necesaria para 
responder a una situación.

                                                                                                          

4 comentarios:

  1. Magníficas reflexiones para poner en práctica en nuestro día a día.Gracias por destinar tu tiempo a escribirlas y a difundirlas.

    ResponderEliminar
  2. en donde lo puedo descargar? no lo encuentro por ningun lado!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay link de descarga, Alejandro. El libro es de la editorial Comanegra, lo encontraras en librerias o por internet. Un avrazo, y feliz año
      Este link es para compra directa on-line a la editorial:
      http://www.comanegra.com/es/catalogo/item/73-los-cerezos-en-diciembre

      Eliminar

Solo se admitirán comentarios de usuarios registrados con perfil real, email, IP verificable. Perfiles de identidad falsa o creados con fines no construtivos no serán tenidos en cuenta.