domingo, 10 de febrero de 2013

LUZ EN LA SOMBRA


Cada vez que descubrimos una conducta que amenaza nuestra paz mental, felicidad, seguridad, se nos suplica que indaguemos en nuestro interior y averigüemos la causa de nuestro proceder.
Si lo hacemos, descubriremos un aspecto de nuestra sombra.
No hace falta un año o toda una vida para conseguirlo.Desvelar un patrón de nuestro pasado puede ser questión de 5 minutos de auténtica sinceridad.
Si descubrimos un impulso en nosotros que hemos ocultado sin saberlo, tenemos el derecho y la capacidad de sacarlo a la luz de nuestra conciencia, perdonarnos por el sufrimiento que nos ha infligido a nosotros y a los demás, y liberarnos de esa conducta saboteadora.
Quizás tengas que enfrentarte al patrón de descuidarte a Tí mismo.
Cuidas y respondes a las necesidades de los demás, los ayudas y los intentas "salvar" pero no tienes ni idea de cuidar de Tí

Tus sueños han sido puestos a un lado, mientras te dedicabas a satisfacer las necesidades de tu esposa, hijos, hermanos o amigos.
Al final, llega un día que ya no puedes seguir descuidando Tus deseos.
Buscas la causa en este patrón preguntádote: ¿Que tipo de persona perseguiría sus sueños y no atendería las necesidades de los demás?
La respuesta que oyes es: "Una persona egoísta".
Por un momento te sientes contento de no ser ese tipo de persona, porque odias a los egoístas.
Si miras hacia atrás recordarás que en las clases de religión te enseñaban lo malo que era ser egoísta, y optaste por lo que creías que era la decisión correcta: que nunca serías así.
Entonces te convertiste en una persona altruista, de gran corazón, adorable, y capaz de hacer cualquier cosa por todo el mundo, y con ese compromiso interno, complacer a la gente se convirtió en Tu patrón.
Para hacer las paces y romper ese ciclo, has de confrontar el rechazo que sientes por el concepto de ser egoísta y manifestar las críticas que tienes hacia todos los que en el pasado consideraste egoístas.
Has de admitir las connotaciones negativas que asocias a la palabra "egoísta" y estar dispuesto a ver que la forma en que estás interpretando la palabra es limitadora, rígida y te quita poder.
Has de observar cómo llegaste a la conclusión de que las personas egoístas eran malas o estaban equivocadas.
Has de estar dispuesto a abrir Tu corazón a esa parte egoísta de Tí y perdonar a todos los que te llevaron a creer que ser egoísta era malo.
Has de aceptar la visión dualista de que ser egoísta conlleva una dosis saludable de egoísmo y otra saludable de altruismo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Solo se admitirán comentarios de usuarios registrados con perfil real, email, IP verificable. Perfiles de identidad falsa o creados con fines no construtivos no serán tenidos en cuenta.