viernes, 2 de mayo de 2014

DISFUNCION TIROIDEA (Se necesintan firmas)


Endocrinólogos: Pacientes con disfunción Tiroidea exigen una mejor atención

Firme la petición (enlace al final del texto)

Picture

Los pacientes con problemas de tiroides están cada más vez más conscientes de que hay una deficiencia en el conocimiento de la tiroides por parte de los endocrinólogos. Como especialistas del sistema endocrino, el título de endocrinólogo expresa experiencia y riqueza de conocimientos. A pesar de la promesa de este título, nosotros, los pacientes con disfunción tiroidea, seguimos sufriendo. La calidad de nuestra vida disminuye debido a la dificultad que tenemos de encontrar médicos eficaces en la gestión de los problemas de tiroides. La experiencia de los pacientes parece demostrar que hay un gran número de endocrinólogos que son incapaces de diagnosticar el trastorno tiroideo y/o que no tienen un conocimiento actualizado de los métodos de tratamiento. Por favor, firma ésta petición en un esfuerzo por aumentar el conocimiento de este problema, y esperanzados podremos provocar un cambio. Entonces, riega la voz para que otros se unan a nosotros a través de e-mail, tweet, etc. Publica esta petición en tus grupos de apoyo en facebook y en tu perfil de facebook. Por favor marca “nos gusta” en www.facebook.com/ThyroidChange. Necesitamos de un gran grupo de apoyo para ganar la credibilidad que merecemos.

Esta petición solicita las siguientes acciones:

1)    Los médicos deben demostrar habilidades en el diagnóstico y el tratamiento de trastornos tiroideos ANTES de recibir su certificación del Consejo de Endocrinología. Esto podría ser una sección más exhaustiva que el actual examen del Consejo, que incluya el uso de pruebas de laboratorio de T3 libre, T4 libre, T3 Inversa y anticuerpos antitiroideos, junto con la TSH. Los endocrinólogos también deben ser competentes en el uso del tratamiento para la tiroides que incluya la hormona tiroidea natural disecada, la medicación únicamente de T3, la medicación única de T4, así como terapias combinadas de las anteriores.

2)    Los Endocrinólogos que estén certificados por el Consejo de Endocrinología que tratan trastornos de la tiroides, deben mantenerse actualizados en los tratamientos actuales de los desordenes tiroideos. Tales tratamientos deben ser incorporados en los programas de educación médica continuada ya establecidos (CME por sus siglas en inglés). La educación continua en esta área debiera mantenerse para mantener la certificación de Endocrinología. Es imperdonable que los endocrinólogos estén tratando pacientes tiroideos y no estén leyendo las actuales prácticas en dicha disciplina, tales como el uso de la hormona tiroidea natural, la medicación de T3 sola, y terapia combinada de T3 y T4.

Los pacientes están denunciando lo inadecuada que resulta la terapia únicamente con el medicamento sintético T4. Los pacientes que usan la hormona tiroidea natural expresan consistentemente una gran mejoría en sus calidades de vida. Esta mejoría también es expresada por pacientes que están usando los tratamientos combinados de T3/T4 y pacientes que usan únicamente la T3, en oposición al suplemento únicamente de la T4 sintética. Sin embargo, la T4 sintética es usualmente lo primero que se prescribe. La dosis de la prescripción se basa en los niveles de la TSH. Los pacientes expresan que el nivel de TSH no necesariamente se correlaciona con los síntomas. Así, el paciente podría tener como objetivo el nivel de TSH, y aun así estar sub-tratado. Nuevas pruebas, tales como la T3 Libre, la T3 Inversa y la T4 Libre, ofrecen una historia reveladora; sin embargo, los endocrinólogos generalmente no utilizan estas pruebas. En su lugar, utilizan la T4 Total y la T3 Total, pero éstas no cuantifican qué hormonas están libres  y utilizables dentro del cuerpo.

Los pacientes con disfunción tiroidea se quejan de dificultades en el manejo del estado de ánimo, así como de un estado de letargo. Para remediar esto, los endocrinólogos recomiendan antidepresivos o nos remiten a la consulta psiquiátrica. Esto es una parodia y un descuido. Las investigaciones demuestran una mejoría de la depresión con el uso de medicamentos que contienen T3. Sin embargo, los pacientes tiroideos encuentran desafiante encontrar endocrinólogos que estén dispuestos a recetar Cytomel o la hormona natural, que contiene T3. El fracaso de un endocrinólogo en atribuir correctamente los síntomas psicológicos y sistémicos de un paciente tiroideo a la propia disfunción tiroidea, perpetúa la enfermedad del paciente. Esto suele conducir a la prescripción de un medicamento que puede aliviar los síntomas sufridos,  pero ignora la raíz de la causa, que es un mal manejo de la tiroides.

La disfunción tiroidea y el tratamiento inefectivo de la disfunción tiroidea también están correlacionados con altos niveles de colesterol. Cuando un paciente tiene el colesterol alto, los endocrinólogos prescriben peligrosas estatinas cuando el suplemento con T3 puede bajar nuestro colesterol de forma más segura.

Los endocrinólogos pueden ser expertos en diabetes e innovadores en esta sub-especialidad, pero parecen estar faltos en conocimiento y pericia en el diagnóstico y manejo de la tiroides. Esto es inaceptable. Como resultado, los pacientes se ven forzados a auto educarse, auto-tratarse o peor aún, recibir tratamiento inadecuado y sufrir  innecesariamente. Muchos pacientes sienten que la comunidad médica les ha fallado y están recurriendo a fuentes en línea (internet) y están compartiendo sus conocimientos. Una de estas fuentes es el método pionero de Paul Robinson quien ha creado y publicado un método de administración de hormona tiroidea, principalmente T3, de acuerdo al ritmo circadiano o T3CM, por sus siglas en inglés. Paul Robinson no es un doctor, más bien, el es un paciente que ha sufrido por más de veinte años de tratamientos inadecuados para la tiroides.

Esta petición está trayendo, el movimiento secreto creado por los pacientes tiroideos; la corriente de atención que se merece. Esta es una revolución internacional de pacientes, y nosotros demandamos un cambio. Es inexcusable que los pacientes continuamente se encuentren con endocrinólogos que perpetúan su enfermedad por un insuficiente o anticuado conocimiento.

Cada firma en esta solicitud representa un paciente, o una persona que ama a un paciente que ha sido mal diagnosticado, maltratado o despedido por su endocrinólogo. Debe haber alguien que vea y escuche nuestra voz. Lean nuestras historias. Estamos colectivamente pidiendo a nuestros endocrinólogos que escuchen nuestra súplica. Esta petición es nuestra iniciativa para restaurar nuestra fe en nuestros doctores. Nosotros creemos que con conciencia vendrá el cambio. Por favor ayúdennos a terminar el sufrimiento innecesario de los pacientes tiroideos alrededor del mundo.

Escrito por:  Michelle T. Bickford

Editado por:  Denise Rodriguez

Traducido por: Anónimo
 
SE NECESITAN FIRMAS
GRACIAS POR TU COLABORACIÓN

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Solo se admitirán comentarios de usuarios registrados con perfil real, email, IP verificable. Perfiles de identidad falsa o creados con fines no construtivos no serán tenidos en cuenta.